(01 800) 2289-437

El secreto para realizar un menú perfecto


 

Couple having dinner in a luxury restaurant

Realizar el menú perfecto es un arte y quien diga lo contrario debería analizar el menú de su restaurante. Lo cierto es que debes conjugar una gran variedad de detalles y en el proceso te puedes perder o cometer grandes errores.

Nuestra fórmula para realizar un menú perfecto consiste en:

 

Evitar el símbolo “$”

Ya sabemos que en tu carta deben estar los precios pero psicológicamente ver este símbolo en exceso causa cierto malestar. Quien vea tu menú solo pensará en lo que gastará y se olvidará de la experiencia.

Nuestra recomendación es que te limites a colocar el precio en número sin el símbolo de dinero (“$”).

 

Evita las columnas bien definidas

Otro truco para realizar un menú perfecto es evitar las columnas demasiado definidas. La mayoría de los restaurantes colocan el nombre del platillo a la izquiera y el precio a la derecha.

Con esto también logras el efecto anterior. Mejor centra el nombre del platillo seguido del precio solo con un poco de espacio. De esta forma, el comensal se concentra en el platillo y no en los precios.

 

Usa buenas fotos

Otro elemento del menú perfecto son las imágenes. Pero ten cuidado porque no vale cualquier imagen. ¿Algunas vez has visto las de restaurantes de comida rápida? Suelen ser de gran calidad y muestran el platillo de una forma que se te antoja.

Busca eso y aléjate todo lo que puedas de las fotos mal enfocadas. Si te es posible, contrata a un fotógrafo profesional que te de imágenes adaptables a cualquier formato y tamaño sin pérdida de calidad.

 

Usa adjetivos

Un menú perfecto tiene palabras variadas. Olvídate de usar “delicioso” en cada línea y mejor busca los sinónimos apropiados. Si te parece algo muy complicado, busca a una persona experta en escribir y publicidad para que te ayude en el proceso.

Piensa en cómo te sentaría leer un menú muy repetitivo y no caigas en ese error.

 

Evita varios formatos en el menú

Si has decidido tener un listado centrado evita cambiar la distribución a la mitad del menú. Esto resulta confuso y difícil de entender. El resultado puede ser que tu comensal se sienta agobiado y pase por alto esa parte que no concuerda con el resto del estilo.

En este caso podrías encontrate con que esos platillos son los menos pedidos y al final, el menú no les ayuda.

 

Estos son los pasos que nos ayudan a crear un menú perfecto. Síguelos y obtén los mejores resultados posibles.

¿Quieres recibir nuestras noticias?

Te puede interesar