(01 800) 2289-437

¿Cómo tratar con clientes alérgicos a ciertas comidas?


Como dueño o administrador de un restaurante o cafetería puedes encontrarte en la situación de que uno de tus clientes sea alérgico a ciertas comidas. La mayoría de los restaurantes han tomado en cuenta esta posibilidad y cuentan con una tabla de ingredientes y opciones para atender a comensales alérgicos.
Otros restaurantes aún no se han preparado para atender esta situación. Si estás en este segundo caso, toma en cuenta las siguientes recomendaciones al tratar con clientes alérgicos:

Comunícate con tus clientes.
Si un cliente ha mencionado que es alérgico a algún alimento, préstale la atención adecuada. Asegúrate de que tus meseros conozcan los ingredientes de los platillos y las alternativas que pueden sugerir. También puedes crear alternativas dentro del menú para alérgicos. No necesitas crear una larga lista, la mayoría de las veces basta con colocar una lista de alimentos intercambiables.

Asesórate sobre las alergias.
No basta con saber que tu cliente es alérgico a un determinado alimento. También necesitas saber qué alimentos relacionados pueden tener efectos contraproducentes. Por ejemplo, algunas personas alérgicas a los cacahuates pueden tener una reacción menor a las nueces por lo que sería mala idea cambiar cacahuates por nueces. Además, debes saber qué hacer en caso de que se presente una reacción alérgica en el momento.

Prepara los alimentos por separado.
Cuando tu cliente te ha indicado su alergia, debes asegurarte de que sus alimentos son preparados con instrumentos completamente limpios. Además, en ningún momento deben entrar en contacto los alimentos que servirás al cliente alérgico con el producto que le produce alergia. A veces, un alimento que ha entrado en contacto con otro puede generar una reacción alérgica y no quieres hacerle pasar un mal rato a tu cliente y que piense que no te interesa su bienestar.

Sirve los platos por separado.
Si tu comensal ha pedido la misma ensalada que el resto y usualmente la sirves toda junta, separa la del comensal alérgico. Es una buena idea servir su porción directo en su plato sin mezclarla con el resto.

Pregunta a tu cliente si todo va bien.
Un cliente que ha indicado que tiene una alergía sentirá que realmente te preocupa si te mantienes pendiente a cómo se siente. Aunque no exista razón para que presente una reacción alérgica, siempre es bueno estar al tanto.

La mayoría de los clientes que tienen alguna alergia pueden sentirse inseguros de ordenar un platillo. Presta especial atención a sus necesidades para darle la atención que merece y un servicio que le genere confianza.

¿Quieres recibir nuestras noticias?

Te puede interesar