(01 800) 2289-437

Comida rápida… pero gourmet


La fast food se caracteriza por ser económica y por no ser precisamente de la mejor calidad. Aunque muchos encuentran el encanto de un bocadillo grasoso y altamente procesado, difícilmente se atreverían a considerar una comida rápida como una propia de un buen sibarita o gourmet. Sin embargo, una tendencia del mercado desafía esta realidad y podría cambiarla para siempre.

Un dato que es poco conocido acerca de la comida rápida es que nació para ser también comida móvil: los primeros restaurantes de fast food nacieron en las carreteras de los Estados Unidos, donde los viajeros hacían breves paradas para llenar sus estómagos antes de proseguir con su viaje. Lo importante no era una experiencia gastronómica particularmente interesante, sino sencillamente “llenar el tanque” y continuar con la travesía.

El ritmo acelerado de vida, antes propio de los viajeros, sin embargo, fue apoderándose de la de los sedentarios y de las grandes ciudades conforme transcurrió el siglo pasado. Hoy en día la comida rápida es para muchos de nosotros realmente necesaria, pues las exigencias de la vida citadina nos dejan poco tiempo para dedicarle a nuestras comidas.

Desgraciadamente, una característica de la fast food, como dijimos, es que resulta sumamente árida para el paladar. Sin embargo, algunos platillos de la comida rápida se han convertido en grandes favoritos de muchas personas por virtudes propias (la hamburguesa es un ejemplo muy claro). Tan populares se volvieron estos platillos que empezaron a abandonar los restaurantes de comida rápida para aparecer en nuestros hogares, y al abandonar estos negocios también abandonaron sus limitantes en sabor y calidad de ingredientes.

De pronto las hamburguesas caseras eran más sabrosas que las de los restaurantes, y esto no pasó desapercibido por algunos chefs que comprendieron que la fast food había trascendido sus humildes orígenes y ahora ofrecía posibilidades deliciosas para el paladar. Hoy en día es posible comer hamburguesas gourmet en muchos restaurantes de comida rápida en Norteamérica.

large

En México, además, hoy observamos un fenómeno similar, pero más relacionado con nuestra propia fast food callejera. Chefs de renombre como Enrique Olvera, Daniel Ovadía y Jorge Vallejo han adoptado a los antojitos en sus menús, en un esfuerzo de revaloración de nuestra gastronomía como digna de alta alcurnia, y desarrollan versiones creativas e inmaculadas de tortas y garnachas que influyen directamente la manera en que los comensales las aprecian.

Sea cual sea el futuro de la comida rápida, está claro que esta tendencia, a la par del aumento de la conciencia sobre el origen sustentable y composición saludable de nuestros alimentos, exige cada vez más calidad en sus platillos, aunque sea en las cadenas más estandarizadas y económicas.

¿Quieres recibir nuestras noticias?

Te puede interesar