Un estudio realizado por restauranteros de Nueva York, para averiguar por qué los comensales se quejan del servicio lento en los negocios de alimentos y bebidas, concluyó que el uso de celulares es la causa de dichas quejas.

Según se determinó, la atención es más deficiente a causa del empleo del teléfono móvil que hacen los clientes, porque durante los últimos años éste se ha incrementado y los comensales tardan más en ordenar y posteriormente en abandonar la mesa del restaurante.

Gracias a comparativas realizadas con periodos pasados, se comprobó que años antes, el personal se tardaba una hora en hacer el servicio de una mesa y hoy el tiempo se ha duplicado, porque el comensal antes de sentarse, está pendiente del teléfono, toma fotografías, consulta las redes sociales o escribe. Otros más, solicitan ayuda a los camareros para conectarse al Wi-Fi local.

Ya acomodados, los clientes tardan en pedir la carta, solicitar sus platos y al final de comer, siguen en el teléfono y retrasan la solicitud de la cuenta. Al sumar todos los tiempos dedicados al aparato, más los del servicio del restaurante, se alcanzó el tiempo de 1’55 horas.