(+5255) 5358-0877

Todo lo que necesitas saber de los alimentos enlatados

Hace más de 200 años, en el mes de enero de 1810, el gobierno francés premió a Nicolas Appert por haber inventado una manera de conservar y transportar los alimentos que permitía que se mantuvieran frescos durante mucho más tiempo de lo habitual. Appert descubrió que si cocinaba la comida en un frasco de vidrio bien cerrado, ésta duraba mucho tiempo antes de descomponerse –aunque no sabía por qué–. Poco tiempo después su idea fue adoptada por otros emprendedores que reemplazaron el vidrio por el metal, un material mucho más resistente y fácil de transportar, y así nació el enlatado, quizá el método de conservación de alimentos más conocido y popular de nuestros tiempos.

Hoy es casi imposible pensar en la vida sin la comodidad de los alimentos enlatados, pero ¿sabes por qué son tan populares? Te platicamos un poco acerca de las ventajas del enlatado.

Conservación

La principal función del enlatado es, por supuesto, conservar los alimentos en buen estado para su consumo. Así es como funciona: la lata sirve como un envase hermético, impidiendo que el oxígeno o los mircobios que flotan en el aire tengan acceso a los alimentos hasta que la lata no sea abierta. Para eliminar a los microbios que quedan dentro de la lata cuando se introducen los alimentos, éstas, ya cerradas, son sometidas a altas temperaturas –a unos 120 ºC– durante unos 30 minutos. Esta es la razón por la cuál ningún alimento crudo puede ser enlatado.

La gran ventaja del enlatado, pues, es que el proceso asegura una larga vida de anaquel a todo tipo de alimentos y es puramente físico: ¡no se requiere añadir ninguna clase de conservador a los alimentos!

Inocuidad

Antiguamente las latas podían contaminar los alimentos con rastros de metales tóxicos, pero los materiales utilizados hoy en día son perfectamente seguros y los estándares de higiene y calidad de la industria son altísimos. Comer un alimento enlatado es garantía de que no nos hará daño por ningún desperfecto o descomposición de ninguna clase.

Nutrición

Hoy en día creemos que los alimentos frescos son los más nutritivos, pero lo cierto es que el enlatado protege también la integridad de los nutrientes de su contenido. Muchas vitaminas, por ejemplo, se pierden más fácilmente en contacto con el oxígeno del ambiente o con la luz solar, pero dentro de la lata nada de esto puede suceder. Otros nutrientes importantes, como las proteínas de un atún o el licopeno de los jitomates, de hecho mejoran su calidad y son más fáciles de digerir gracias a las altas temperaturas a las que se someten los alimentos enlatados.

Disponibilidad

Un alimento enlatado se puede consumir todos los días del año, no sólo en la temporada de abundancia del producto. Su calidad y frescura serán las mismas uniformemente, y bastará con abrir la lata para obtenerlas. Además, transportar latas es muy sencillo, pues son envases resistentes y fáciles de abrir. ¡Es sumamente conveniente!

Bajo costo de almacenamiento

A diferencia de otros métodos de conservación, como el congelado o el refrigerado, conservar una lata en buen estado no requiere el consumo de ningún tipo de energía o recurso. ¡Esto es un aspecto clave de la estructura de costos de muchos negocios de alimentos y bebidas!

¿Quieres recibir nuestras noticias?

Te puede interesar