(+5255) 5358-0877

Mezcal

Conoce todo sobre esta bebida milenaria de México.

El mezcal es una de las bebidas destiladas tradicionales de México junto con el tequila.

Algunos investigadores sugieren que el mezcal ya era preparado desde tiempos prehispánicos. Sin embargo, esto no ha sido probado y la teoría más aceptada es que comenzó su producción poco después de la conquista española, ya que en principio entre los aztecas no era común el consumo de bebidas con alto grado de alcohol.

Cuando llegaron los españoles, que ya conocían el brandy, vino y ron, aplicaron sus conocimientos sobre la destilación a un producto de la tierra mexica que encontraban fascinante: el maguey.

Esta planta es una de las más útiles que nos ha dado la naturaleza, ya que sirve para proporcionar fibras para elaborar textiles y también como alimento y bebida.

El agave pertenece a la familia Agavaceae, tiene tronco muy corto y sus hojas son gruesas, fibrosas, rígidas, de color verde, con bordes dentados y espinosos y tienen forma de lanza. Éstas se unen en el corazón o “piña” del maguey, parte que se utiliza para la elaboración del mezcal.

Existen más de 50 variedades de agave que pueden producir mezcal pero la Norma Oficial Mexicana NOM-070-SCFI-1994 reconoce alrededor de 20 especies, siendo las más utilizadas: Agave Angustifolia Haw y Agave Esperrima jacobi, y permite un mínimo de 36% y un máximo de 55% de alcohol en la bebida final.

El mezcal también cuenta con Denominación de Origen desde 1995, esto quiere decir que es un producto que requiere específicamente de las condiciones geográficas de la región en que se produce para obtener las características propias del mismo.

El mezcal puede producirse con dicho nombre en los estados de: Oaxaca, Guerrero, Durango, San Luis Potosí y Zacatecas y su proceso de elaboración es el siguiente:

Recolección: en el punto más alto de madurez para obtener mayor cantidad de azúcares. Se corta y rasura la piña.

Cocción: en hornos de tierra a fuego alto para hidrolizar los hidratos de carbono (romperlos en azúcares más simples).

Molienda: con trituradoras de piedra o mecánicas.

Fermentación: los microorganismos del maguey convierten los azúcares en alcohol y dióxido de carbono.

Destilado: en alambiques, mediante evaporación y condensación de las sustancias que formarán el mezcal.

Ajuste o refinado: se ajusta la riqueza alcohólica.

Envasado.

Según la diferencia en el proceso, el mezcal se puede clasificar en: mezcal joven, que se embotella después del refinado; mezcal reposado, que se madura alrededor de 2 meses en recipientes de madera de roble blanco o encino; y mezcal añejo, que se madura por lo menos un año en los mismos recipientes.

Existen algunos mezcales a los que se les añaden gusanos rojos de maguey, los cuales se encuentran dentro de las raíces del agave y se agregan en el envasado para darle sabor y un toque de distinción.

El mezcal tradicionalmente se consume en recipientes de barro, aunque también se puede consumir en “caballitos” como el tequila, pero la diferencia con éste es que el mezcal tiene un sabor ligeramente más ahumado y un aroma más dulce.

El mezcal también es parte de la gastronomía como los productos Herdez Food Service con un elevado reconocimiento y valor en el mercado y con presentaciones y rendimientos adecuados y a un buen precio, lo que los hace excelentes para tu negocio.

¿Quieres recibir nuestras noticias?

Te puede interesar