(+5255) 5358-0877

Cinco preguntas para plantearnos una estrategia de diferenciación exitosa

En la carrera por tener un restaurante exitoso que sobreviva todas las adversidades que el tiempo pueda presentarle, uno de los retos más importantes que hay que resolver es el de encontrar una diferencia valiosa que nos distinga de nuestra competencia y que seamos capaces de mantener con el paso del tiempo. A esta diferencia le llamamos “ventaja competitiva” y la definimos mediante un proceso de diferenciación.

Esta ventaja permite entregar más valor a los clientes del que otros negocios similares ofrecen, y por lo tanto, mejora la rentabilidad de nuestro restaurante. La fórmula es fácil: mientras más valioso sea lo que entreguemos a nuestros clientes, mejor negocio tendremos, pues más valor nos entregarán ellos a cambio.

El problema es que una verdadera diferenciación no es el resultado de una sola actividad o hecho –digamos, como poseer una “receta secreta” o una sazón que pueden ser imitados–, sino que depende de todas las actividades que realizamos, pues sólo así podemos crear una experiencia única con nuestro servicio. Por eso es muy recomendable que periódicamente nos detengamos a evaluar cómo se desempeña nuestro negocio –¡más allá de los números!– y descubramos cuán valioso está siendo para nuestros clientes.

Aquí te brindamos cinco preguntas que puedes plantearte para realizar esta autoevaluación en búsqueda de una ventaja competitiva fuerte y controlada:

1. ¿Para qué existe mi restaurante?
La respuesta a esta pregunta es la meta que quieres alcanzar con tu negocio. Esto es a lo que se le llama “misión”, es decir, un objetivo grande que te mueve a tener este negocio y no otro distinto. ¿Tu misión te inspira a entregar un valor único a tus clientes o eres uno más de tantos que buscan sólo generar utilidades?

2. ¿Qué esperan mis clientes de mi restaurante?
Tus clientes tienen una relación con tu negocio y, como en toda relación, esperan algo bueno de ella. Saber cuál es la expectativa de tus clientes te ayuda a orientar tus esfuerzos a construir una buena relación con ellos y a entregarles la experiencia que están esperando. Mientras más sepas, mejor: recuerda que un cliente que está satisfecho es un promotor natural de tus productos y servicios.

3. ¿Qué actividades clave necesito realizar para garantizar la satisfacción de mis clientes?
Una vez que sabes cuál es el objetivo de tu negocio –tu misión– y las expectativas de tus clientes, lo siguiente es ordenar las actividades de tu operación diaria hacia estos dos elementos, tratando de que se empaten lo mejor posible. Todo lo que haces en tu restaurante, en el backstage y en el frontstage, debe abonar tanto a alcanzar la misión como a cumplir las expectativas de tus clientes. Si te das cuenta de que estás haciendo cosas que no están alineadas a estas dos directrices, es muy recomendable que te preguntes si vale la pena seguir haciendo esas actividades o si es mejor cancelarlas. Así mismo, si detectas que alguna actividad clave no está siendo realizada, ¡no pierdas el tiempo y corrige la falla cuanto antes!

4. ¿Qué riesgos existen que pueden obstaculizar mi desempeño?
Todas las actividades clave que debes realizar pueden ser obstaculizadas por uno o varios factores del entorno. Hay obstáculos internos –como limitaciones de espacio o personal, por ejemplo– y externos –como la inseguridad o un mal entorno para hacer inversiones–, y hay que minimizar todos los que podrían afectar tu desempeño y el desempeño de tu negocio. Una vez que los identificas, analiza de qué clase son y qué puedes hacer para reducir la posibilidad de que ocurran o, si no puedes evitar que sucedan, qué puedes hacer para reducir su impacto. Así, en el momento en el que te enfrentes a algún obstáculo podrás responder de manera efectiva y rápida y tu restaurante no se verá afectado.

5. ¿Qué perdería mi país si mi negocio desapareciera?
Quizá pueda sonarte descabellada, pero esta última pregunta es importante pues te da la perspectiva necesaria para saber la importancia de lo que haces. Tu restaurante no es solamente un centro de producción de platillos, es una herramienta para construir prosperidad y bienestar para muchas personas. Si haces un buen negocio le estás haciendo un bien a la comunidad en la que vives, y esa es una gran razón para seguir adelante cuando las cosas se ponen difíciles y los obstáculos nos pesan sobre los hombros.

Contestar estas cinco preguntas con sinceridad te ayudará a tener una perspectiva adecuada para seguir construyendo un negocio que se diferencie de tu competencia, tanto por su visión como por su compromiso con sus clientes.

¿Quieres recibir nuestras noticias?

Te puede interesar