(01 800) 2289-437

¿Eres un chef líder o simplemente das órdenes?

Dentro de la cocina el personaje que manda a todo el equipo es el chef. Puede parecer que para dirigir sea necesario ser el jefe de todos, dando órdenes constantemente. Pero es importante que tengas en cuenta que hay mucha diferencia entre querer parecer un líder y serlo de verdad.
Inicialmente, los chefs tienen la manía de confundir los dos términos. A veces por falta de experiencia y otras por falta de tacto. Sin contar que un líder puede ser jefe y mandar; pero un jefe que simplemente da órdenes no puede ser un líder.
¿Confundido?, entonces intenta descubrir a continuación qué tipo de chef eres:

Simplemente das órdenes

Si tienes la tendencia de querer mandar a los cocineros, imponer órdenes y ser autoritario, entras en este estilo de chef. Este estilo es conocido por querer centralizar el poder y pensar solamente en los resultados y en los lucros.
Son temidos y poco respetados, considera que sus funcionarios son su equipo y generalmente son personas que no están abiertas a relatar problemas y, mucho menos, a pedir consejos cuando tienen dudas sobre alguna receta.
Quienes dan órdenes busca la perfección sin pensar en el bienestar del colectivo.

Chef líder

Intenta enseñar y transmitir siempre sus conocimientos a los cocineros sin ser egoísta con sus recetas. Si te responsabilizas de todo lo que sucede en tu cocina al fallar o al tener éxito la palabra y hablas de “nosotros”, entras en el grupo de chefs que inspira respeto entre su equipo.
Buscas la mejor manera de alcanzar las metas. Aunque te importa la apariencia de los platos y de la organización, ves como relevante que tengan el sabor deseado y el beneficio mutuo con tus clientes.
Algunas personas son chef líder natos y otras necesitan perfeccionarse.

Ser un líder requiere trabajo

Ser un chef líder no es fácil. Asumir cargos de liderazgo pueden traer grandes beneficios, pero responsabilidades mucho mayores. Encarar estos cargos por primera vez, como todo cambio, exige un cuidado especial.
Cuando el chef acepta un cargo de gerencia, las relaciones personales que tiene deben ser movidas a un nivel diferente. Ya no eres más un colega en tu equipo y tus funciones se modifican.
Por más que te hayas preparado toda la vida para ser un chef líder, la nueva posición exige esfuerzos y si no trabajas día a día en ello simplemente serás uno más de los que da órdenes.

¿Quieres recibir nuestras noticias?

Te puede interesar